Dos datos macroeconómicos que ya se han dado a conocer una hora antes de que la Bolsa de Nueva York abra sus puertas y ambos decepcionantes para los inversores estadounidenses.

Las peticiones semanales de desempleo en Estados Unidos aumentaron la semana pasada hasta las 408.000, esto es 9.000 más que la semana anterior.

Si los futuros ya anticipaban pérdidas en los tres índices de referencia en Wall Street, veremos qué sucede tras conocer este dato, así como el incremento del Índice de Precios de Consumo en tres décimas por encima de las previsiones.

Los analistas auguraban un repunte de 5.000 solicitudes de desempleo superior.