El mercado americano planta cara a la incertidumbre europea y abre con subidas. A pesar de que la rentabilidad del bono español a 10 años roza el 7%, nivel de rescate de otros países, Wall street no se inmuta. Además, la bajada de la inflación estadounidense allana el camino a un nuevo QEIII. El Dow Jones sube un 0,23% hasta los 12.525 puntos, el Nasdaq un 0,05% y el S&P 500 un 0,22%. En el mercado de divisas, el euro se mantiene en los 1,25 dólares y, en el de materias primas, el barril de West Texas sube a 82,87 dólares.


La incertidumbre invade Europa luego que Moody´s rebajara la calificación de la deuda española hasta 'Baa-3', a un paso del ‘bono basura’, con perspectiva negativa. Tras este toque, la rentabilidad del bono a 10 años se ha disparado, rozando el 7%, nivel al que otros países europeos fueron rescatados. Pero, mientras que la situación se estresa en Europa, al otro lado del Atlántico el mercado responde con subidas.

Las referencias conocidas ayer vuelven a atraer la idea de un tercer paquete de estímulo cuantitativo por parte de la FED. Los precios al productor cayeron un 1% en el mes de mayo lastrado por la caída de los costes, la mayor desde 2009, según informó ayer el Departamento de empleo. Por su parte, las ventas minoristas también mostraron un caída del 0.2% en mayo. Los inventarios de negocios subieron un 0.4%- hasta un nivel record de 1.58 trillones en abril, con unas declaraciones de Timoty Geithner que pronosticaron que un crecimiento del 2% no sería suficiente para que Estados Unidos genere empleo por lo que el país tiene un largo camino para reparar la economía.

Entre las referencias de la sesión de hoy, ya hemos conocido las peticiones semanales de subsidio por desempleo, las cuales, aumentaron en 6.000, hasta las 386.000, frente a la previsión de caída de 2000 solicitudes.

Por otro lado, los precios al consumidor cayeron en mayo a la mayor velocidad en más de tres años, gracias a la caída de los precios de la gasolina. La inflación se ha situado en un 1,7 %, tras una caída del 0,3%. Este dato da más espacio de actuación a la Fed para la puesta en marcha de nuevos programas de relajación cuantitativa, los cuales, en anteriores ocasiones han dado un empujón a la bolsa.

En el plano empresarial, el presidente de JP Morgan – Jamie Dimon- habló ayer ante el Congreso de EEUU para pedir disculpas por la pérdida de miles de millones de dólares. Dimon ha confesado en una entrevista con la CNBC que desconocía las grandes pérdidas que se acumulaban en la principal oficina de inversiones del banco “porque los más altos ejecutivos aseguraban que era un tema pequeño, aislado”. Las acciones de JPM suben un 0,67%.

Entre los resultados empresariales, las acciones de Medical Action se desploman un 12% tras anunciar una pérdida de 0.15 dólares por acción en su cuarto trimestre fiscal, desde una previsión de ganancia de 0.04 dólares. Por su parte, SmithFields Foods cae un 4,45% después de anunciar un beneficio por acción de 0.43 dólares en su cuarto trimestre fiscal, por debajo de los 54 centavos que había descontado el mercado.

Nokia despedirá a 1 de cada 5 trabajadores. La acción ha perdido un 70% de su valor desde febrero del año pasado. Hoy en la NYSE Nokia se desploma un 16%.