El sentimiento de los inversores se vino abajo en los primeros minutos de cotización tras conocerse unos desesperantes datos de empleo en EE.UU. pero, poco después las compras cobraron importancia y los índices recuperaron lo perdido tras la mala salida. El Dow Jones ya cotiza un 0,03% arriba hasta los 10.008 puntos, el Nasdaq un 0,36% y el S&P 500 un 0,14%.
Este dato ha marcado un antes y un después a nivel bursátil mundial y es que, la preocupación generalizada en todo el mundo por la caída del empleo durante el mes de octubre en EE.UU. es bien justificada pues, si la primera potencia mundial ya celebraba hace semanas su salida de la recesión, los datos de desempleo no corresponden con ese supuesto buen panorama.

El titular es alarmante: “la tasa de desempleo en EE.UU. registra su máximo en 26 años”. Las empresas eliminaron 190.000 puestos de trabajo, más de los previsto haciendo subir el índice un 10,2% y, si bien se esperaba que este dato no fuera muy bueno, nadie se podía imaginar que saldría por encima del 10%, algo que es interpretado como nefasto. Los mayores descensos se registraron en los sectores fabril, construcción y comercio minorista.

Al menos, por la parte micro, las noticias han sido más positivas. Empezando por los resultados empresariales, hoy ha publicado AIG sus cuentas que presentaron un aumento desde los 24.470 millones de pérdidas del año anterior, a los 455 millones de dólares de ganancias de este 2009, lo que refleja también una mejora del mercado hipotecario mejora en estos meses. Aún así, el valor se está viendo penalizado un 8,83% en el NYSE.

También ayer al cierre del mercado Fannie Mae hizo público que durante el tercer trimestre del año redujo sus pérdidas, aunque registró 200.000 millones de dólares en reservas para pérdidas por mora y costos de ejecución de propiedades. Además, la prestamista hipotecaria ha solicitado una ayuda al Gobierno de 15.000 millones de dólares que engrosarían el cheque que ya el Ejecutivo extendió a Fannie Mae hace 14 meses. Este nuevo favor que pide la prestamista no gusta mucho a los accionistas que hoy se retiran del valor haciéndolo bajar un 7,14%.

Con este panorama desigual, algunas compañías todavía parecen animarse a dar el salto a bolsa, como es el caso de Citigroup con su filial de seguros de vida Primerica. Citi ha anunciado sus pretensiones de sacar a oferta pública a la aseguradora sin especificar qué porcentaje se quedaría pero es un paso más para centrarse en su negocio principal y separar ramas. Este viernes, Citi cede un 1,23% en el NYSE.