La borrachera de confianza imprimida por la Eurozona durante el fin de semana – gracias a la destitución oficial de Berlusconi y Papandreu, como dirigentes de Italia y Grecia, respectivamente – empieza a disiparse y comienza la resaca. Con Asia habiendo cerrado en positivo gracias, entre otras cosas, al crecimiento del PIB de Japón tras cuatro meses de contracción, Europa cotiza en rojo tras una apertura alcista. El S&P 500 cede cerca de 7.5 puntos. Mientras que la moneda única se vuelve a colocar en el 1,37 y todo porque en Italia han empezado a desempolvarse las vergüenzas.

Sólo necesitaban un aliento de confianza y este fin de semana ha llegado. Los mercados han contado con la aprobación, por parte de Italia, de las medidas exigidas por Bruselas lo que acelera la destitución de Berlusconi y el nombramiento de Mario Monti como primer ministro de Italia. Noticias positivas que se unen al juramento del nuevo gobierno de Grecia, con Lucas Papademus como primer ministro del país heleno. Un equipo que tiene como misión adoptar los acuerdos pactados con la Eurozona y el FMI para salvar al país de la quiebra y convocar elecciones.
En una llamada de atención, el inversor Warren Buffet, presidente de Berkshire Hathaway, ha admitido en la CNBC que no está clara la habilidad de Europa para frenar la crisis y que es “demasiado pronto para comprar deuda soberana europea o títulos del sector financiero”. Y es precisamente del sector financiero americano, concretamente de Morgan Stanley, de donde llegan las noticias de la jornada. La entidad estaría pensando en hacerse con la firma china HCP Holdings, según fuentes conocedoras de la situación, en una operación que valoraría la compañía asiática en cerca de 500 millones de dólares.

Además, esta mañana Asia ha cerrado en positivo con subidas del 1,5% para el índice Nikkei de la Bolsa de Tokio gracias, además del movimiento europeo, al crecimiento del PIB de Japón por primera vez en los últimos cuatro meses. La economía nipona creció un 1,5% tras el tsunami que arrasó buena parte de sus costas y de sus finanzas el pasado mes de marzo.

Con este panorama, los futuros de Wall Street se han dado la vuelta pues pintaban en verde hace tan sólo una hora. El S&P 500 recorta 7,5 puntos en la preapertura, bastante más lo hace el Dow Jones, hasta 48 puntos abajo; mientras que el tecnológico Nasdaq se deja 9,25 puntos a falta de algo más de una hora para que abra el mercado.

El euro vuelve a remontar posiciones hasta el 1,37 gracias a las últimas decisiones políticas adoptadas en Europa. La política mueve el sector financiero y la moneda única no se da por vencida en su cambio con el dólar americano.