La política comparte protagonismo hoy con el escenario económico al otro lado del Atlántico y el mal dato de ISM enfría los ánimos del parqué neoyorquino que comienza la jornada en negativo. El bando demócrata y el republicano eligen al líder que les conduzca hacia la presidencia del país más poderoso del mundo mientras la desconfianza y la volatilidad continúan dirigiendo la escena económica
. El dato del sector servicios de enero conocido hoy tampoco templa los nervios de quienes auguran una recesión económica inevitable para EEUU. Aunque el show debe continuar, el ISM desciende casi 13 puntos y demuestra que el consumo del país está tocado por las consecuencias de una “crisis subprime” que subyace desde el pasado junio en el ánimo de todos los inversores. El petróleo también se ve arrastrado por el mal dato macroeconómico y cae un 1,66% para quedarse en los 88,67 dólares el barril lo que constituye una señal de alarma más ante el peligro de que la demanda del crudo descienda por una desaceleración de la actividad económica. Si ayer el sector financiero volvió a ser objeto de castigo de los compradores, parece que hoy son las tecnológicas las que están en el ojo del huracán tras la disparidad de recomendaciones en torno al buscador de Internet, Yahoo!. Si bien, Citigroup ha elevado su precio objetivo de 22 a 31 dólares y mantiene la recomendación de mantener, los inversores se dejan llevar por el mal informe emitido por Bank Of America, que por el contrario, ha rebajado la recomendación sobre la compañía pretendida por Microsoft. La compañía cede 1,30% hasta los 28,95 dólares. Su pareja de actuación, Microsoft, parece que podría tener importantes barreras legales tanto en EEUU como en Europa de cara a la oferta de compra que lanzó ayer sobre Yahoo. Gráfico Dow