La bolsa neoyorquina no encuentra estímulos en ninguna parte para mantener el rally iniciado tras la FED. Leves pérdidas dominan la sesión con el euro cediendo levemente ante el dólar y en medio de los temores entre los expertos sobre la falta de acuerdo entre su clase política para aprobar un techo de déficit creíble. Recorta posiciones también el oro, al igual que el oil Texas en medio de su escalada imparable y hoy se toma un respiro en los 95 dólares el barril. 
 
Lejos ya del efecto generado por el QE3, el problema en Estados Unidos pasa a ser otro y, desde luego, no nuevo. El déficit preocupa a los expertos que califican a la clase política estadounidense de “estúpida, ridícula e insana” por retrasar la aprobación del techo de gasto hasta el infinito, apunta MarketWatch. 

En lo que respecta a la situación de la renta variable, Roberto Moro, de Apta Negocios reconoce que los índices “tienen pocas referencias salvo los máximos históricos. En el caso del Dow Jones los 14.200 puntos –un 5-6% por encima de los niveles actuales - en el S&P500 el nivel a mantener serán los 1420 puntos para completar el recorrido hacia máximos”.

Así, hoy los índices abren a la baja por segundo día consecutivo y marcan pauta esta semana. Lo hace también el petróleo que, después de tocar los 100 dólares el barril en la jornada de ayer, hoy cede posiciones y se coloca de vuelta en los 96 dólares.

Los tres índices se dejan un porcentaje prácticamente idéntico. Pérdidas del 0,24% acumula el Dow Jones de industriales, que se coloca en los 13.520 puntos, al igual que el tecnológico Nasdaq, en 3.170 enteros. Un 0,23% pierde el S&P500 hasta los 1.457 puntos.

En Europa pintan bastos también. Las caídas son generalizadas ya pasada la media sesión y en el caso concreto del Ibex 35 pierde más que la media y trata de aguantar la cota de los 8.000 puntos.

Los inversores estadouniden se aferran a los datos macro para ver si es posible sostener el rally iniciado hace tres meses. Este martes se ha dado a conocer el déficit por cuenta corriente que se redujo hasta los 117.400 millones de dólares en el segundo trimestre del año, lo que equivale al 3% del PIB, según ha anunciado hoy el Departamento de Comercio. El dato es, en todo caso, mejor de lo que estimaban los analistas consultados por Bloomberg, que habían previsto un agujero presupuestario de 125.000 millones de dólares.

Los resultados del día llegan de la mano de FedEx, que publicó un beneficio de 1.45 dólares por acción en el primer trimestre fiscal – por encima de las previsiones – aunque ha recortado su previsión de beneficio por acción para 2013 hasta los 6.20 dólares, desde los 6.60 dólares anteriores. Los títulos de la mensajera caen y arrastran a algunos de sus compañeros de sector, como UPS.

En el plano empresarial, Advanced Micro Devices ha anunciado que su consejero delegado, Thomas Seifert, ha dejado la compañía para buscar nuevas oportunidades.

Dole Food Company, que vendió dos de sus negocios a Itochu Corp por 1.700 millones de dólares en efectivo – permitirá a la compañía a pagar su deuda mientras el negocio alimentario de Itochu incrementa su presencia en nuevos mercados como China.

Time Warner ha puesto en marcha un proceso para vender su filial de servicio sin cables, Clearwire Corp, según un expediente regulador.