Los principales índices bursátiles de Estados Unidos concluyeron el miércoles con ligeras bajas, en un sesión en la que el inesperado descenso en la construcción de viviendas contribuyó a que el mercado extendiera las alzas de la jornada previa.


El Promedio Industrial Dow Jones retrocedió 11 puntos, o el 0,1%, a 10426, pero se ubicó por encima de su mínimo del día. Entre sus componentes, Bank of America subió el 3,68% a US$16,36.

También en el Dow, Hewlett Packard bajó el 1,7% a 50,44 dólares y Home Depot avanzó el 1,11% a 27,29
dólares.

El índice Standard & Poo.r's 500 descendió 0,5 puntos a 1110 y el Índice Compuesto Nasdaq -de alto contenido tecnológico- bajó 10,64 a 2193, afectado por el descenso del 10,37% a 24,20 dólares de las acciones de Autodesk.

La diseñadora de software emitió un panorama para las ganancias del año más débil que el esperado por Wall Street. Además, la compañía anunció un descenso del 72% en su ganancia del tercer trimestre fiscal.

El sector tecnológico también fue perjudicado por la debilidad de las acciones de Salesforce.com, que cedieron el 3% a US$63,61. Si bien la compañía duplicó su ganancia en el tercer trimestre y elevó sus proyecciones para los beneficio e ingresos de todo el año, los inversionistas se sintieron decepcionados de que la compañía no excediera las expectativas.

Las acciones de Advanced Micro Devices subieron el 10,57% a 7,32 dólares. La fabricante de chips anunció un plan para reducir su deuda que vence en 2012 en hasta 1.400 millones de dólares.

A pesar de los descensos, los principales índices permanecen dentro de los recientes máximos de 13 meses. Muchos gerentes de cartera creen que el mercado alcista continúa vigente, si bien están escépticos sobre las bases que los apuntalan.

"Es bastante evidente que el mercado accionario está separado de la economía en estos momentos", afirma Paul J. Nolte, director de investigaciones de Hinsdale Associates, quien últimamente ha estado tomando un enfoque más cauteloso en las carteras de inversiones de sus clientes.

"No nos dirigimos a las salidas, pero estamos recortando las posiciones un poco", señaló Nolte.

Los inversionistas continúan dirigiéndose al oro como una jugada segura. Los contratos a futuro sobre el oro ganaron el 0,7% a 1.140,70 dólares la onza en Nueva York, el cuarto máximo consecutivo, luego de superar brevemente 1,150 dólares durante la sesión.

Las acciones estadounidenses comenzaron su descenso con el anuncio del Gobierno de que los inicios de construcción de viviendas registraron una pronunciada e inesperada caída en octubre, lo que eliminó meses de avances, debido a que la incertidumbre sobre la renovación de un crédito tributario para los compradores de viviendas generó cautela entre las constructoras.

Los inicios de construcción cayeron un 10,6% a una tasa anual de 529.000 unidades, informó el miércoles el Departamento de Comercio. El mercado anticipaba un crecimiento del 1,7%.

En tanto, los permisos para construcciones futuras cayeron un 4,0% a una tasa anual de 552.000. Wall Street anticipaba un incremento del 0,9%.

Los operadores parecían hacer caso omiso a un informe del Departamento de Trabajo sobre los precios al consumidor, que volvieron a subir a un ritmo moderado en octubre, una señal de que la lenta recuperación económica está manteniendo la inflación bajo control.