La Bolsa de Nueva York inició la semana en una nota contrastada, luego del fuerte repliegue de la cotización del crudo, que tranquilizó en parte a los inversores sobre las perspectiva de consumo. El Dow Jones ganó 0,58%, mientras que el Nasdaq perdió 0,61%. El Dow Jones Industrial Average (DJIA) subió 70,51 puntos a 12.280,32 unidades, en tanto que el índice de alto componente tecnológico Nasdaq descendió 15,10 puntos a 2.459,46 unidades. El índice ampliado Standard and Poor's 500 avanzó por su parte 1,08 punto a 1.361,76 unidades (+0,08%).
'Luego de la fuerte caída del viernes, era difícil esperar una recuperación del mercado hoy', explicó Todd Leone, analista de la casa de corretajes SG Cowen. Según el analista, la principal preocupación del mercado continúa siendo el petróleo y 'mientras que se mantenga caro, los inversores dudarán en comprar' acciones. Descenso del precio del crudo Luego de subir más de 10 dólares el viernes, el precio del barril de crudo cedió más de 4 dólares este lunes, tranquilizando a los inversores, preocupados por los efectos de un petróleo caro sobre el consumo de las familias. Wall Street teme que la disparada de los precios de la energía -el galón de gasolina (3,78 litros) superó la barra simbólica de los 4 dólares en Estados Unidos- y de los productos alimentarios obligue a las familias a limitar sus gastos de consumo. Además, el sector financiero continuó alimentando los temores este lunes. El banco de inversiones Lehman Brothers, objeto de rumores alarmistas, anunció este lunes pesadas pérdidas trimestrales, las primeras desde su introducción en bolsa en 1994, a causa de depreciaciones de activos, e informó que buscará captar 6.000 millones de dolares en dinero fresco para recapitalizarse. La Reserva Federal (Fed) otorgó 6 meses a las grandes instituciones financieras estadounidenses para reformar el mercado de crédito, cuyos errores contribuyeron en gran medida a agravar la crisis financiera de los créditos a riesgo 'subprime'. En el mercado obligatorio, el rendimiento del bono del tesoro a 10 años subió a 3,992%, contra 3,938% en la noche del viernes, mientras que el de los títulos a 30 años bajó a 4,621%, contra 4,650% el viernes. El rendimiento de las obligaciones evoluciona en sentido opuesto a sus precios.