La Bolsa de Nueva York terminó el lunes con un claro descenso por segunda sesión consecutiva, después de que el anuncio de varias fusiones-adquisiciones no lograra neutralizar los persistentes temores sobre la economía. El Dow Jones perdió un 1,29% hasta los 13.167 puntos, mientras que el Nasdaq ha descendido un 2,32%. Este martes partirá desde los 2.574 puntos.
El índice ampliado Standard and Poor's 500 también bajó, 1,50% (-22,05 puntos) a 1.445,90 unidades, al igual que las bolsas asiáticas, europeas y latinoamericanas, que cerraron en marcado repliegue. "La atención continúa centrada en la Reserva Federal y los 'subprime'' (créditos hipotecarios a riesgo) resume Kevin Giddis, analista de Morgan Keegan & CO. Mientras, Marc Pado, de Cantor Fitzgerald, señala que "los mercados están muy nerviosos sobre cómo evolucionarán las cosas". Temores a que la FED no siga bajando los tipos Los expertos consideran que hay un fuerte temor de que las últimas cifras, que mostraron una aceleración de la inflación en noviembre, impidan a la Fed bajar sus tasas de interés otra vez. Después de la decepción provocada por una reducción considerada demasiado tímida, de la tasa directriz a 4,25% el martes pasado, los mercados parecen dudar de la capacidad del banco central para sostener a la economía estadounidense. En ese contexto, los inversores son escépticos, según los analistas, sobre la eficacia del nuevo plan de la Fed de inyectar liquidez en los bancos a través de subastas de fondos. Los resultados de las primeras subastas, que alcanzaron 20.000 millones de dólares este lunes, serán comunicados el miércoles. Declaraciones de Greenspan Para aumentar el pesimismo del mercado, el ex presidente de la Fed, Alan Greenspan, que sigue siendo muy escuchado por los mercados, declaró el domingo que la economía estadounidense corre 'cerca de 50%' de riesgo de caer en una recesión. Pero 'las fusiones-adquisiciones anunciadas en la jornada no lograron mejorar el estado de ánimo de los inversores', subraya Al Goldman, de AG Edwards. El mercado obligatorio sirvió de refugio a los inversores. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años bajó a 4,193%, contra 4,232% en la noche del viernes y el de los títulos a 30 años a 4,624%, contra 4,658%. El rendimiento de las obligaciones evoluciona en sentido opuesto a sus precios.