La Bolsa de Nueva York registró  notables descensos y el índice Dow Jones de Industriales perdió el 1,96% al final de una sesión desfavorable para los bancos, y en la que algunos datos económicos positivos no lograron animar la inversión. Ese indicador bursátil, que cerró en negativo las dos sesiones previas, cedió en esta ocasión 185,68 puntos y se situó en 9.310,60 unidades, el nivel más bajo en dos semanas.
El selectivo S&P 500 bajó el 2,21% (-22,58 puntos) y se situó en 998,04 unidades, el nivel más bajo desde el pasado 19 de agosto, en tanto que el índice compuesto del mercado Nasdaq descendió dos% (-40,17 puntos), a 1.968,89 unidades, también la cota más baja en dos semanas.

El sector financiero, con un descenso del 3,55%, fue el más afectado por la oleada vendedora que predominó en Wall Street, en los albores de un mes de septiembre que suele ser tradicionalmente desfavorable para este mercado, según los expertos.

También registraron significativos retrocesos otros sectores de empresas vinculadas a la actividad industrial (-3,21%) y a las materias primas (-2,09%), así como el tecnológico (-1,95%). De las 30 empresas incluidas en el Dow Jones sólo Walmart logró cerrar con una modesta ganancia del 0,2%.

Las acciones de Bank of America se depreciaron el 6,42% y junto a American Express, que perdió el 5,44%, fueron las entidades que sufrieron un descenso más agudo en ese índice, en tanto que JPMorgan perdió un 4,12% y la aseguradora Travelers cedió el 2,3%.

Fuera del Dow Jones, Citigroup retrocedió el 9,2%, AIG bajó un 20,58%, Morgan Stanley cedió el 5,21% y Wells Fargo se depreció el 4,76%.

También registraron significativas pérdidas General Electric (-4,03%), Caterpillar (-3,24%), Alcoa (-3,82%) y 3M (-2,75%), entre otras empresas ligadas a la actividad industrial.

El mercado neoyorquino había iniciado la jornada con una moderada tendencia alcista, pero el ánimo comprador se fue diluyendo a medida que avanzaba la jornada y a pesar de que algunos datos relativos a la actividad manufacturera y al mercado inmobiliario resultaron algo más favorables de lo que se esperaba.

El índice de actividad manufacturera, que elabora el Instituto de Gestión de Suministros (ISM), subió a 52,9 puntos en agosto, desde los 48,9 puntos de julio, lo que indica que el sector creció el mes pasado por primera vez desde enero de 2008.

También se conoció que los gastos en construcción mermaron un 0,2% en julio, después de subir un 0,1% el mes anterior, y que las ventas pendientes de casas subieron el 3,2% también en julio, casi el doble de lo que se esperaba, aunque menos que el mes anterior.

Sin embargo, los signos de mejoría en esas áreas de la economía no suscitaron entusiasmo entre los inversores, que tampoco quedaron impresionados con las favorables ventas de Ford y de otros fabricantes de automóviles en agosto, debido, en gran medida, al impulso que recibieron del programa federal "Dinero por chatarra".

Las acciones de Ford, que es el único fabricante estadounidense que cotiza en Wall Street, se depreciaron el 4,74% y cerraron en 7,24 dólares, a pesar de que sus ventas aumentaron el 17% en agosto.

En el ámbito de la tecnología, las acciones de eBay bajaron un 2,08% en el Nasdaq, después de anunciar un acuerdo para la venta a un grupo inversor del 65% del capital de su filial Skype por 1.900 millones de dólares.

Entre las tecnológicas incluidas en el Dow, Microsoft bajó un 2,64%, Cisco perdió el 1,99%, Intel cedió el 2,95% e IBM descendió el 1,15%, en tanto que las telefónicas AT&T y Verizon se depreciaron un 2,65% y un 2,16%, respectivamente.

La deuda pública estadounidense a diez años subía de precio y ofrecía una rentabilidad del 3,36%.