El mercado americano abre con un retroceso del 0,45% en línea con el resto de mercados de renta variable. Las referencias económicas publicadas, con un dato de productividad y aumento de costes laborales peor de lo esperado, y la “estabilización” que se espera de los tipos de interés no invitan al optimismo en Wall Street.
Los principales indicadores americanos han despertado en negativo. El índice más penalizado ha sido el Nasdaq Comp. que cede un 0,7% hasta los 2.590 puntos. Le siguen de cerca el Dow Jones, que pierde un 0,33% hasta los 13.560 puntos mientras que el S&P 500 sufre un recorte del 0,31% y alcanza los 1.526 puntos.