Reyal Urbis será la denominación del grupo que surgirá de la fusión de estas dos empresas, que actualmente trabajan para culminar su integración antes de que concluya el próximo mes de junio. La fusión dará lugar a una compañía cotizada con una facturación proforma según datos de 2006 de 1.350 millones de euros, y presencia en cuarenta ciudades españolas.
Además, cuenta con una cartera de suelo de 8,6 millones de metros cuadrados con potencial para la construcción de unas 65.000 viviendas, así como con patrimonio en renta. Reyal ya controla el 96,41% del capital de Urbis tras adquirirlo a través de una oferta pública de adquisición de acciones (OPA). Las dos empresas ya han aprobado la integración en sus respectivas juntas, con lo que el proceso de fusión está pendiente de un canje de acciones por el que Reyal comprará el capital de Urbis que aún no controla. El presidente de Reyal y de Urbis, Rafael Santamaría, ha destacado en un comunicado que la integración de las dos empresas permitirá "optimizar la gestión de ambas compañías, y obtener economías de escala y sinergias derivadas del encaje industrial de las dos sociedades, la complementariedad de sus respectivos activos y áreas geográficas de expansión, así como sus recursos y capacidades de gestión" Las empresas han presentado hoy la imagen de marca de la nueva compañía, que también une los colores corporativos azul de Urbis y anaranjado de Reyal. Reyal ha apuntado que con el nuevo logotipo pretende representar "la unión de los valores propios de las dos compañías, relacionados con la experiencia de su equipo gestor y el reconocimiento y prestigio acumulado por las dos empresas".