El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, afirma que si la caída de Lehman Brothers no hubiera actuado como desencadenante de la crisis financiera global, habría sido cualquier otra entidad, como AIG, que logró pactar su rescate por parte del Gobierno de EEUU casi en paralelo a la quiebra del banco de inversión hace ahora un año. "Lehman fue el desencadenante, pero podría haber sido otro. Lehman podría haber sido salvado, pero entonces AIG no lo hubiera sido y entonces estaríamos igual", opina el máximo responsable de política monetaria de la eurozona en una entrevista concedida a la cadena estadounidense CNBC recogida por Europa Press.