El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, admitió el lunes que la economía de la eurozona seguirá contrayéndose durante lo que queda de año, pero agregó que la tasa de contracción se reducirá.  Trichet reiteró que el BCE  espera que la zona euro vuelva a crecer a mediados de 2010, cuando los efectos de las medidas de estímulo introducidas por el banco se noten totalmente en la economía real.
El presidente del BCE rechazó asimismo las críticas de que el banco no ha hecho lo suficiente ni ha sido suficientemente rápido a la hora de combatir la crisis económica mundial, alegando que sus herramientas de política monetaria están "a la altura del reto". 


Habrá ampliación