El juez del Tribunal de Quiebras de Nueva York Robert Gerber inició a primera hora de la mañana de hoy la vista de la moción para la venta de los activos de General Motors  a la "Nueva GM", un paso crítico para la reestructuración del fabricante. General Motors se declaró en quiebra el pasado 1 de junio y el mayor fabricante estadounidense de automóviles ha dicho que la clave para su recuperación y futuro es una rápida salida de la bancarrota. Gerber tiene que decidir si la compañía puede vender los activos considerados rentables (las marcas Chevrolet, Cadillac, Buick y GMC) a la "Nueva GM", cuyo accionariado estará bajo control del Departamento del Tesoro.