Una de las claves del éxito al operar con opciones es saber iniciar y ajustar posiciones en función a las condiciones actuales del mercado. Esto también implica los movimientos de la volatilidad.
El problema es lo difícil que es anticipar futuros movimientos del subyacente, si baja o sube, y los futuros cambios en la volatilidad implícita (VI).

Una forma de combatir este dilema es empezar con una posición delta neutral, sin inclinación ni alcista ni bajista y a la vez neutral también en volatilidad. Así, cambios en la VI tampoco nos afectarían. Y una estrategia que podemos implementar para conseguir esto es una Doble Diagonal.
En esencia, la Doble diagonal es la venta de una cuna en el mes más cercano de vencimiento y la cubrimos comprando una cuna, más fuera del dinero, en un mes más lejano en vencimiento. La posición es positiva en theta ya que la cuna vendida está más cerca del dinero y en un mes más cercano al vencimiento que la comprada. Y podemos neutralizar el factor de la VI escogiendo los strikes a medida.

Estrategia

Para este ejemplo vamos a utilizar el subyacente RUT, el índice basado en el Russell 2000. El día 29/8/2012 (RUT a 815) vendemos la cuna de septiembre 820 call/810 put e ingresamos 24,90.

Luego compramos la cuna de octubre 870 call/760 put por 13,30.

El resultado que nos da la ejecución de ambas patas es la compra de una Doble Diagonal donde ingresamos una prima de (24,90-13,30) 11,60. Es importante destacar aquí que aunque compramos (estamos largos la Doble Diagonal) estamos ingresando prima. Esto es porque el valor actual de la cuna vendida es mayor que la cuna comprada).

En el análisis gráfico vemos como las líneas intermitentes, las ganancias/pérdidas de la posición, se incrementan hacía arriba con el paso del tiempo. Esto es el efecto que tiene estar largos de theta.

Vemos también como estas mismas van hacia abajo si el mercado empieza a coger una tendencia, alcista o bajista, si no hacemos los ajustes pertinentes antes.

Abajo, en el cuadro de las griegas, tenemos una posición de vega prácticamente a cero y así no estamos expuestos a variaciones en la VI.


Si tuviéramos una inclinación sobre la futura dirección del mercado, podríamos ajustar los strikes de la estrategia para reflejar esto. Abajo vemos una posición alcista de la misma estrategia. Vega neutral.



A continuación vemos una versión bajista de la posición, siempre manteniendo a cero nuestra exposición a la VI.



El objetivo principal de esta estrategia, suponiendo que no implementamos ningún tipo de ajuste antes, es de mantenerla el tiempo suficiente para que los beneficios logrados por el paso del tiempo superen cualquier posible pérdida ocasionada por el movimiento del mercado.