El origen de esta decisión se encuentra en la falta de provisionamiento provocado por el terremoto de Japón.

El fabricante de coches reducirá su producción en un 75% en América del Norte, al menos, hasta principios de junio debida a esta escasez de componentes desde el pasado 11 de marzo.

Toyota suspenderá la producción en sus plantas de montaje norteamericanas (cuatro en Estados Unidos, dos en Canadá y una en México) cada lunes y viernes hasta el 3 de junio. Durante los restantes días, las plantas funcionarán sólo a la mitad de su producción. Además, las dos plantas canadienses de Toyota suspenderán su producción durante una semana a partir del 23 de mayo y las cuatro estadounidenses otra semana a partir del 30 de mayo.

Y en China, la firma automovilística hará lo propio con una reducción en su producción de entre un 50% y un 70%.