El fabricante japonés de vehículos Toyota Motor anunció hoy que entre abril y junio perdió 77.800 millones de yenes (568 millones de euros) y, aunque espera números rojos para todo el año fiscal, mejoró sus previsiones de ventas y resultados.
En el mismo período del año anterior, el primer fabricante mundial tuvo un beneficio neto de 353.660 millones de yenes (2.583 millones de euros), pero en el primer trimestre del año, entre enero y marzo, había perdido 765.800 millones de yenes (5.590 millones de euros).

El primer fabricante del mundo dijo hoy que el año fiscal 2009, que finaliza en marzo de 2010, venderá 6,6 millones de vehículos, frente a los 6,5 millones que pronosticó en mayo, y perderá 450.000 millones de yenes (3.287 millones de euros), frente a su anterior pronóstico de 550.000 millones de yenes (4.017 millones de euros).