El fabricante japonés de automóviles Toyota ha decidido suspender la producción de dos de sus plantas en Estados Unidos durante "varios días" con el fin de anticiparse a una eventual caída de ventas derivada de la llamada a revisión de millones de automóviles en el país con motivo de problemas con las alfombrillas y con el pedal del acelerador.