Y en Agosto llegó la locura. Atrás queda aquél tópico en el que se aseguraba que el mes preferido por los españoles para las vacaciones es un mes tranquilo en el que nunca pasa nada. Tanto el ámbito bursátil como el ámbito macro han dejado un mes loco, esquizofrénico en algunas sesiones, lo que hace que las perspectivas para la segunda parte del año merezcan una revisión de nuestras estrategias. Atrás quedó el “en Agosto nunca pasa nada”.

El mes de agosto comenzaba fuerte en las portadas de los periódicos. EEUU aprobaba un acuerdo para elevar el techo de gasto y salvaba un match ball que lo podría haber dejado en suspensión de pagos. Un acuerdo que evitó el default pero dejó una sensación amarga en los mercados. Una sensación que la agencia Standar&Poor´s se encargó de rematar rebajando la deuda del gigante americano por primera vez en su historia.

“Locura, pánico, descalabro…” así definía la situación bursátil que se vivía en las sesiones posteriores Ana Rafels, socia directora de Bolsacash. Y no fue más que el pistoletazo de salida para un mes completamente loco en las principales plazas bursátiles. No debemos olvidar que todo este caldo de cultivo ya venía aderezado por una incipiente crisis de deuda en Europa que revivía y aumentaba los peores escenarios vistos hasta el momento.

Los líderes europeos añadían más leña al fuego al demorar hasta después del verano concretar la toma de decisiones sobre el plan de rescate a Grecia y la de ampliar el ESFF. ¿Resultado? El viejo continente y el nuevo mundo unidos de la mano por el mismo impasse, la crisis de deuda.

Ofelia Marín Lozano, directora de análisis de Banca March, advertía a finales de mes: “todo apunta a una ralentización en el crecimiento general, algo que no sorprende si se miran datos como el endeudamiento, el déficit y el paro de algunas economías”. Y es que los indicadores macroeconómicos no han dejado de mostrar una clara ralentización en la recuperación de la economía, hasta tal punto que los inversores han llenado los bolsillos con el miedo a una nueva recesión; algo que no pasó desapercibido para los expertos de JP Morgan, ni para los de Morgan Stanley. A lo largo del pasado mes, las dos entidades empeoraron sus expectativas de crecimiento para este año y el próximo, alertando de que la situación en EEUU y Europa se acercaba “peligrosamente” a un periodo de contracción económica.

Visto lo visto, sólo cabe un veredicto a los planes de estímulo que desde EEUU y Europa se han puesto en marcha para enderezar una nave que parece haber perdido el timón: fracaso.

En 2008, recuerda la directora de Bolsacash, “fueron los países los que salvaron las entidades bancarias.” Dos años más tarde el FMI y la UE han visto como se sucedían los descalabros en el dominó de la periferia Europea. Hasta tal punto que ya están remojando sus barbas las haciendas de Italia y España. Por lo que pueda ocurrir.

De esta manera tan abrupta se ponía punto y final a un periodo lateral que venía desde los máximos de marzo de 2009.


Entonces, ¿qué compramos?

Tal como ha comenzado este segundo semestre, los próximos 4 meses prometen ser divertidos. A falta de conocer las consideraciones oficiales...
 
Pinche aquí para leer el artículo completo y disfrutar de las ventajas de la zona premium.