Wall Street comienza el mes de julio en negativo. El Dow Jones cede un 0.02%, el S&P 500 recorta un 0.04% en tanto que el tecnológico sube un ligero 0.03% en los primeros minutos de negociación. Finalizado el programa de recompra de bonos – QEII- y con el problema de deuda aun sin resolver, las divisas se mueven a favor del euro – que se cambia por 1.45 dólares- con un petróleo que cotiza en los 94.43 dólares/barril.
Un primer trimestre del año positivo…y llega el momento de mirar hacia el segundo trimestre. Los indicadores de Wall Street comienzan la segunda parte del año con tono pesimista: el Dow Jones cotiza plano en los 12.415 puntos, el S&P 500 recorta un ligero 0.06% hasta los 1319 puntos mientras que el Nasdaq comienza en los 1319 puntos la sesión.
Y eso a pesar de que los mercados ya no cuentan con el sustento del programa de relajación cuantitativa – QEII- que finalizó ayer. Todavía con la resaca, los inversores miran de reojo hacia los datos que puedan augurar una mejora económica. Y más en un entorno en el que el techo del gasto público preocupa, y mucho. En el plano económico, hoy se conocerá el ISM manufacturero para el que se prevé una caída a 52 puntos. Por otro lado, el mercado también prevé una caída del 0,3% en los datos de gasto en construcción de mayo.

Apple, RIM, Microsoft, EMC, Ericsson y Sony integran el consorcio que se ha hecho con el paquete de patentes de la compañía Nortel, en suspensión de pagos, por 4.500 millones de dólares (3.102 millones de euros). En la subasta también participó, entre otros, Google, que perdió toda opción. El buscador comienza la sesión con subidas del 0.11%, hasta los 506.38 dólares. Por su parte, Apple recorta en un 0.2% el precio de sus acciones - que vende por 335.67 dólares- mientras que Microsoft pierde un 0.4% y alcanza los 26 dólares en los primeros minutos de negociación.

Marathon Petroleum ha anunciado su transformación como empresa independiente de Energía Pública. Un anuncio que no ha sentado demasiado bien a su cotización, que recorta en un 0.29%, hasta los 41.40 dólares.

En el mercado de materias primas, el barril de petróleo cayó por debajo de 95 dólares, después de China informara que la producción creció al ritmo más lento en más de dos años en junio, apuntando a una posible desaceleración de la demanda de energía.