El grupo industrial germano ThyssenKrupp anunció hoy que reestructurará la compañía para reducir a dos divisiones los cinco segmentos de negocio actuales, lo que permitirá al conglomerado, que prevé registrar pérdidas en su segundo trimestre fiscal, ahorrar unos 500 millones de euros anuales. El consejo de supervisión de la multinacional deberá aprobar en la junta extraordinaria del próximo 27 de marzo la reestructuración de la compañía, que será puesta en práctica a partir del próximo 1 de octubre, coincidiendo con el inicio del año fiscal del grupo. Por otro lado, ThyssenKrupp indicó que "sólo espera registrar leves ganancias operativas en la primera mitad de su ejercicio fiscal, sin contar con los costes derivados de su reestructuración" por lo que es previsible "sufrir pérdidas en el segundo trimestre".