Técnicas Reunidas ganó un 54,4% menos en 2017 que un año antes. La empresa obtuvo un benefico de 59 millones de euros aunque si se tienen en cuenta solo los negocios que aún continuan en marcha, la compañía obtuvo un resultado de 64 millones de euros.

En el último ejercicio, las ventas de la empresa crecieron un 5,7% hasta 5.067,9 millones de euros, al encontrarse los principales proyectos en ejecución en fase de aprovisionamiento y construcción.

Como explica Técnicas Reunidas en el comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el resultado se ha visto afectado por factores no recurrentes, como ya se advirtió en sus cuentas en el tercer trimestre.

La empresa explica la caída de los beneficios por el incremento de los costes por la inactividad derivada del retraso en el inicio de los grandes proyectos (ningún proyecto de la división de petróleo y gas comenzó su actividad en 2017).   También han impactado negativamente los sobrecostes de proyectos específicos en sus últimas fases de construcción, entrega o comisionado. En su comunicado a la CNMV, la empresa reconoce que esto genera una “alta incertidumbre sobre la capacidad de recuperación de estos costes en la actual coyuntura de crisis”

También ha sufrido la empresa de ingeniería española un impacto negativo en los beneficios de 6,9 millones de euros por la divisa.  Señalan que “este recorte fue debido principalmente a unas pérdidas en las transacciones en moneda extranjera de 6 millones de euros, al haber sufrido el dólar una depreciación del 14% frente al euro desde inicios de 2017”.

Juan Lladó, Consejero Delegado de Técnicas Reunidas, explica que: “2017 ha sido un año complicado para Técnicas Reunidas. Comenzamos el año con unas altas expectativas, por las adjudicaciones de grandes proyectos y el éxito en varias licitaciones en Oriente Medio. En la segunda mitad del año, sufrimos la cancelación de proyectos en Latinoamérica y el retraso en la firma y el lanzamiento de los proyectos de Oriente Medio. Como resultado, Técnicas Reunidas tomó la decisión estratégica de mantener intactas sus capacidades fundamentales de ingeniería y gestión de proyectos, a pesar del impacto que pudiera tener en los márgenes de la compañía la menor utilización de estos recursos. Creo que esta decisión fue acertada”.

El directivo comenta que han “comenzado el año con una cartera superior a los 10.000 millones de euros y tenemos la capacidad para lanzar, durante el primer y segundo trimestre del año, los nuevos proyectos adjudicados, cuyo valor conjunto asciende unos 6.000 millones de dólares”.

La compañía ha recogido estos resultados con subidas en bolsa. Lladó afirma que “en lo que llevamos de 2018, estamos viendo un mayor volumen de proyectos a los que licitar y estamos recibiendo más invitaciones a ofertar en nuevos proyectos, en comparación con años anteriores. Estas nuevas oportunidades están bien diversificadas por geografías e industrias. Con estos indicadores de mercado y con la firma y el comienzo de los proyectos recientemente adjudicados, afrontamos el futuro próximo con optimismo”.

Técnicas Reunidas

Los expertos de Renta 4 apuntan que los reultados del cuarto trimestre "mejoran ligeramente nuestras estimaciones en ingresos pero con fuerte presión en márgenes, bastante en línea con la guía 2017 ofrecida en noviembre".

En esta firma reconocen que en las cifras hay aspectos positivos. Por un lado, las adjudicaciones que están en línea con la guía . A estos expertos también le parece positiva la cartera de pedidos manteniéndose en niveles elevados, en torno a dos veces ventas anuales estimadas. Señalan que "la cifra se sitúa por debajo de nuestras estimaciones, entendemos que afectada por la fuerte depreciación del dólar en 2017 (14%). En dólares, la compañía habría reemplazado su cartera en 2017".