Los bancos británicos parcialmente nacionalizados están en camino de devolver "decenas de miles de millones de libras de los fondos públicos tan necesitados", según el responsable de velar por los intereses de los contribuyentes en los bancos Royal Bank of Scotland Group  y Lloyds Banking Group, publica Financial Times.  Glen Moreno dijo que ambas entidades "deberían volver a un beneficio significativo conforme se recupere la economía" y deberían ser atractivas para los inversores.