El deterioro de la confianza empresarial y la desaceleración de EEUU pesan sobre las perspectivas para Europa, según la agencia de calificación Standard & Poor's (S&P).

Así, S&P ha revisado a la baja por segunda vez en cinco semanas sus proyecciones de crecimiento económico de la región para los próximos cinco trimestres. "Ahora la previsión de crecimiento del PIB de la eurozona es del 1,1% en 2012, frente al 1,5% de la proyección anterior", explica la agencia en un comunicado.

Para Reino Unido, se espera una tasa de crecimiento del PIB del 1,7% en 2012, ligeramente por debajo de la previsión de agosto del 1,8%. También ha rebajado las perspectivas sobre Francia, desde 1,7% al 1,3%; en Alemania, desde el 2% al 1,5%; e Italia, desde el 0,8% al 0,5%.

"Todavía no esperamos que ocurra una doble recesión en la zona euro en su conjunto o en Reino Unido, pero reconocemos que la probabilidad de una nueva recesión en Europa sigue creciendo”, dijo Jean-Michel Six, economista jefe de S&P para Europa. "Estimamos la probabilidad de que una nueva recesión llegue a Europa el próximo año en alrededor del 40%, aunque nuestro escenario base sigue anticipando un crecimiento lento y desigual en los próximos cinco trimestres", añade.

Las encuestas realizadas a empresas y negocios en agosto y septiembre apuntan a un deterioro en clima empresarial, visible no sólo en las economías más expuestas a la crisis soberana - como Portugal, España e Irlanda -, sino también en los países centrales de la eurozona y en Reino Unido.