Standard & Poor's Ratings Services ha rebajado la calificación crediticia a largo plazo de Iberdrola de A a A-, tras la revisión de su plan estratégico recientemente presentado, e indica que la calificación a largo plazo sigue en revisión con implicaciones negativas. Al mismo tiempo, la calificación de deuda a corto plazo ha sidorebajada de A-1 a A-2 y ha dejado de estar en revisión. S&P considera que "la rebaja refleja su opinión de que el perfil financiero de Iberdrola y las medidas de protección crediticia ya no son compatibles con una calificación A, debido al impacto de la adquisición de Scottish Power PLC y el plan de crecimiento orgánico del grupo". La calificación a largo plazo sigue en revisión a la espera de la salida a bolsa de su filial Iberdrola Renovables. Las acciones de Iberdrola se dejan un 1,49 por ciento a las 12:55 horas y se colocan en los 11,27 euros.