El consejo de administración de SOS Cuétara ha propuesto a los accionistas que no se demande a los consejeros que en 2008 aprobaron un crédito a la sociedad Pahe Desarrollo Empresarial, antes denominada Condor Plus, vinculada a los hermanos Jesús y Jaime Salazar.
La posibilidad de ejercer acciones sociales contra dichos consejeros se incluyó en la modificación del orden del día de la junta a petición de los accionistas Daniel Klein y Mao Holdings, titulares de un 9,83% del capital.

En un hecho relevante remitido el lunes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, SOS indicó que la propuesta responde a que los consejeros contaban con información "falseada" a la hora de firmar el crédito, operación que se impuso "de forma fraudulenta".

"La adopción del mismo (préstamo) no ha producido daño alguno en el patrimonio social" del grupo, indicó el presidente de SOS, Mariano Pérez Claver, en el discurso de la junta y enviado a la CNMV.

Según la auditoría realizada por KPMG Forensic, la compañía destinó un total de 229 millones a préstamos realizados entre finales de 2007 y principios de 2009 a sociedades de los Salazar "sin conocimiento del consejo ni de ningún órgano de gobierno del grupo", indica el discurso.

Añade que los miembros del consejo sólo tuvieron constancia de un préstamo de 186 millones en 2008, que finalmente se elevó a EUR204 millones, fruto de las negociaciones con un fondo soberano libio.

El actual presidente de SOS -que asumió el cargo tras la salida de los antiguos gestores Jesús y Jaime Salazar-, añade que el consejo decidió no demandar a los consejeros porque la disposición de fondos se hizo sin autorización ni conocimiento del consejo.

En cuanto a las garantías sobre las acciones de las sociedades de los hermanos Salazar que cubrirían el importe del préstamo, el informe de KPMG refleja que no se constituyeron en una proporción elevada o "adolecen de defectos de forma suficientemente graves como para imposibilitar su ejecución".

Varias entidades han empezado a ejecutar las garantías de las acciones de SOS en manos de sociedades de los Salazar, como Ahorro Corporación, Banco Espírito Santo, Commerzbank o UBS.

"Una vez los miembros del consejo conocieron la operativa real y la inexistencia de las garantías procedieron a la revocación del acuerdo por haberse obtenido de forma ilegal, ya que fue impuesto de forma fraudulenta en base a la información falseada que les fue suministrada", señala Pérez Claver en su discurso.

El consejo de SOS interpuso el pasado 8 de junio sendas querellas contra los hermanos Salazar, principales accionistas con más del 25% del grupo, por presuntos delitos de apropiación indebida y administración fraudulenta.