En este sentido, expresó su deseo de que
una posible operación sobre Iberdrola no reproduzca la situación que se dio en Endesa durante dos años.El vicepresidente insistió en que la única preocupación del Gobierno es "tener el sistema energético más eficiente posible, que garantice el abastecimiento y que los consumidores disfruten de mejores precios", y aseguró que sólo intervendría en caso de que la opa fuera planteada.