La entidad francesa ha visto como caía su resultado neto hasta los 1.891 millones de euros durante el primer semestre del año, lo que supone un 1,1% menos en relación al mismo periodo del año anterior.


El presidente director general de Société Générale, Frédéric Oudéa, indicó que los resultados demuestran la resistencia del grupo en un entorno económico y financiero "incierto", e incorporan las depreciaciones en los títulos de Estado griegos, cuyo impacto sobre la entidad se considera que ha sido, pese a todo, "limitado".

El resultado bruto de explotación (EBITDA) se estableció en estos seis primeros meses en 4.505 millones de euros, un 13,3 % menos que en el primer semestre de 2010.

Por otra parte, el banco obtuvo un producto neto bancario de 13.122 millones de euros en el primer semestre, frente a los 13.260 millones de los seis primeros meses del año anterior.

Los ingresos del grupo de enero a junio fueron además de 13.500 millones de euros, un 4,4 % más que en ese mismo periodo del año anterior, mientras que los gastos de gestión se elevaron a 8.617 millones de euros, un 6,8 % más.