El presidente de Société Générale, Daniel Bouton, ha afirmado que una decena de bancos europeos, entre ellos el que dirige, se verán implicados en la consolidación del sector bancario. Sin embargo insiste en que su entidad no tiene ninguna urgencia por su rentabilidad y deja claro que no hay negociaciones en marcha.
En una entrevista que publica hoy "La Tribune", Bouton ha señalsdo ante la Asamblea General que no es necesaria ni urgente una gran operación que transforme Société Générale. señala que sólo puede ser una opción si se considera que se puede hacer mejor fusionándose que estando solo. La entidad francesa está en buena situación de competencia en todos sus negocios, según su presidente, quien precisa que "tenemos tasas de crecimiento que son iguales o superiores a las de nuestros competidores", de forma que no se plantea una fusión. Bouton reitera una vez más que "no estamos negociando" con el italiano UniCredito, cuya preocupación es aumentar su cuota de mercado en Italia, como lo muestra la compra de Capitalia. En términos más generales, explica que los diez bancos europeos que tienen una capitalización bursátil de entre 50.000 y 100.000 millones de euros son los que "estarán implicados en la consolidación del sector". Algo que "ocurrirá forzosamente", indica, porque "no se puede tener la zona euro y la unificación de mercados sin una consolidación del sector bancario. Pero a un plazo más o menos largo". En su opinión, ese proceso de concentración en Europa "se estructurará ampliamente en torno a empresas como Société Générale, cuyos métodos económicos son los más atractivos". Posible OPA hostil En cuanto a la posibilidad de que otra entidad financiera lance una operación hostil sobre el banco que preside, Bouton subraya que Société Générale "dispone de una ventaja real para hacer frente a este tipo de situación: ya la hemos vivido", y recuerda las dos operaciones fallidas, una de nacionalización en 1988 y otra de BNP Paribas en 1999. Preguntado por si la toma de control de ABN Amro bien por Barclays, bien por el consorcio liderado por Royal Bank of Scotland, no va a acelerar su búsqueda de proyectos de fusión, el presidente de Société Générale replica que "no hay ninguna zona geográfica ni ninguna línea de negocio en la que esa operación pueda molestarnos".