La renta variable española vuelve a las andadas. Tras el rebote de la última jornada, se deja llevar por el cierre negativo de Wall Street y del Nikkei japonés y el color rojo le invade. Con todas las plazas europeas de la mano, el Ibex 35 baja un 1,53 por ciento y se coloca en los 11.670 puntos, sin que ninguno de sus componentes logre evitar los números rojos. Todo en una sesión con las miradas puestas en la más que esperada subida de tipos de interés por parte del BCE hasta el 4,25 por ciento y en la que el crudo mantiene su presión. De hecho, el barril de crudo Brent, de referencia en Europa, ha marcado este jueves otro récord en el mercado de futuros de Londres al superar por primera vez los 145 dólares, tras el anuncio de Estados Unidos de una caída de sus reservas. Mientras, el euro espera la decisión monetaria desde su atalaya de los 1,5888 dólares.
Que el Banco Central Europeo (BCE) subirá los tipos en 25 puntos básicos hasta el 4,25 por ciento en su reunión de este jueves parece claro, ante la persistencia de una inflación históricamente alta - alcanzó de nuevo niveles récord en junio al situarse en el 4 por ciento interanual-. Y que las bolsas se lo toman con disgusto también. Los repuntes en el precio del dinero no gustan a la renta variable y tampoco las continuas alzas del precio del crudo, que alimentan la inflación. A la espera estamos de ver cómo afectará todo esto a los resultados empresariales del segundo trimestre, que comienzan a conocerse la próxima semana. Y, entre tanto, nos conformaremos con conocer hoy mismo cómo ha ido el empleo en EE.UU en el mes de junio. La ansiedad de la espera se convierte en ventas y éstas llegan con fuerza a compañías como la aerolínea Iberia. Iberia aterriza Los descensos más abultados del selectivo del continuo son, en los primeros compases de la jornada, para valores como Ferrovial y Acerinox, en ambos casos con caídas superiores al 4 por ciento, o como Acciona, que se deja un 3,94 por ciento. BME, Sacyr, Abengoa o Iberia ceden todas ellas en torno a un 3,5 por ciento. En el caso de la aerolínea pese a que trabaja en una alianza tripartita con British Airways y la estadounidense American Airlines. Según Financial Times, las tres compañías están a la espera del aval de las autoridades de libre competencia y quieren poner en común una gran parte de su actividad (marketing, compras) para reducir sus costes. Además, la aerolínea pedirá a la CNMV que la exima de lanzar una OPA sobre la aerolínea resultante de la fusión entre Clickair y Vueling, en la que la compañía presidida por Fernando Conte contaría, junto con sus socios en Clickair, con una participación del 40 por ciento –por encima del límite del 30-. Además, Goldman Sachs ha recortado el precio objetivo de los títulos de Iberia desde los 1,5 hasta los 1,4 euros.