El gigante industrial alemán se ha adjudicado un contrato en Rusia de 90 millones de euros para el suministro de componentes para la creación de dos plantas eléctricas en Urengoiskaya y Kirishi, informó hoy la compañía en un comunicado. En el curso de los últimos doce meses ha habido una enorme y dinámica demanda en el mercado de las plantas de energía rusas, subrayó Michael Suess, miembro del consejo de Siemens. La maquinaria energética será la más beneficiada de gran oleada de pedidos procedentes del sector eléctrico en Rusia como parte de un proceso de modernización de la industria. Siemens suministrará cuatro turbinas para las dos centrales, dos para la planta de Urengoiskaya, de ciclo combinado y con una capacidad de 450 megavatios (MW), y otra para la central térmica de Kirishi.