La firma angloholandesa Royal Dutch Shell Plc se asoció con empresas estatales chinas para licitar conjuntamente proyectos de petróleo en Irak, y está evaluando la expansión de negocios aguas abajo en China, dijeron el martes ejecutivos de la compañía. Al unirse a Shell, China hará su segunda incursión en Irak después del proyecto de 3.000 millones de dólares del grupo petrolero estatal CNPC para desarrollar el campo al-Ahdab, el primer gran acuerdo de Bagdad con una firma extranjera desde la caída de Saddam Hussein. "Tenemos discusiones sobre licitación (...) y las compañías chinas son ciertamente parte de los socios licitadores", dijo a periodistas en Pekín el presidente ejecutivo de Shell, Jeroen van der Veer. No dio los nombres de las firmas chinas o la constitución de alguna sociedad.