El presidente de Seat, James Muir, apuntó hoy a que si España quiere tener un lugar en la industria automovilística del futuro, las administraciones deben brindar un mayor apoyo a la compañía y reconocerla como "marca española", tal y como ya sucede en otros países europeos con sus fabricantes autóctonos.