Schering-Plough duplicó su beneficio de tercer trimestre gracias a unas sólidas ganancias relacionadas con adquisiciones, aunque el beneficio ordinario quedó por debajo de las previsiones de Wall Street. El beneficio neto, descontado el pago de dividendos, subió a 713 millones de dólares, 0,45 dólares por acción, desde los 287 millones o 0,19 dólares por acción de hace un año. Excluyendo extraordinarios por valor de 314 millones, la compañía habría ganado 0,28 dólares por acción en este trimestre hasta septiembre. Las ventas subieron un 9% a 2.810 millones desde los 2.570 millones de hace un año. Los analistas consultados por Thomson Financial esperaban un beneficio por acción de 0,30 dólares y unas ventas de 2.870 millones.