El fabricante chino de automóviles Shanghai Automotive Industry Corporation (SAIC) Motor registró un beneficio neto de 2.530 millones de yuanes (250,7 millones de euros al cambio actual) durante el tercer trimestre del año, lo que supone multiplicar por más de 9 el resultado del mismo periodo de 2008. Según informó la corporación asiática, este fuerte incremento de su beneficio neto es consecuencia de la disminución de la presión impositiva y del impulso de las ventas de automóviles generado por los incentivos a la compra de coches.