El vicepresidente y consejero delegado del Banco Santander, Alfredo Sáenz, ha asegurado que tiene una "buena sensación" sobre las posibilidades de éxito de su oferta por ABN Amro. La operación convertiría al grupo español en el segundo más grande de Brasil y en el séptimo de Italia.
Tras su intervención en la conferencia "La ética en la relación con los clientes", organizada por ESADE y Deloitte, Sáenz se ha mostrado convencido de sus opciones y, por eso, se ha negado a aventurar si el Santander realizaría una oferta en solitario por Banco Real y por Antonveneta, en caso de que fracasara la presentada junto a Royal Bank of Scotland y Fortis. Durante la conferencia, Sáenz ha explicado que las acciones del banco han subido continuamente en los últimos días porque el mercado observa que esta compra tiene menores riesgos de ejecución que otras, como por ejemplo la de Abbey en 2004. Según Sáenz, el "mercado está leyendo aparentemente esta oferta de forma diferente a la de Abbey porque en proporción es menos importante y porque el grupo ha ganado en credibilidad de ejecutar y abordar operaciones complejas trasnacionales". Además, ha destacado que la compra "encaja muy bien" con la estrategia del banco. Para el vicepresidente del SCH, no es una operación exótica como en su momento parecía la de Abbey y tiene muchos menos de ejecución, por lo que cotiza en positivo.