Sacyr Vallehermoso obtuvo un beneficio neto atribuido de 506 millones de euros en 2009, frente a las pérdidas de 256 millones contabilizadas en 2008, gracias a la aportación de Repsol y a la venta de Itínere, informó hoy el grupo de construcción y servicios.
El resultado del grupo que preside Luis del Rivero incluye los 232,1 millones de euros percibidos como dividendos de Repsol en virtud de la participación del 20% que tiene como primer accionista de la petrolera.

Desde el pasado año y apelando a un criterio de "prudencia", Sacyr sólo se anota los dividendos de la petrolera, en vez de sumar el porcentaje de beneficios que le corresponden.

Asimismo, las cuentas de Sacyr recogen plusvalías netas de 856,2 millones de euros registradas por la venta de su ex filial de concesiones Itínere, en la que aún tiene un 15,7% pendiente de venta, y desinversiones en activos inmobiliarios por 1.445 millones, en su mayor parte destinados a recortar deuda.

En el sentido opuesto, las cuentas de Sacyr de 2009 recogen provisiones por 247 millones por saneamiento de activos y previsión de contingencias, y por fondos de comercio asignados a algunas concesiones ante la actual coyuntura de caída de los tráficos.

En cuanto a la situación financiera, también gracias a estas operaciones, la compañía de construcción, servicios y energía logró reducir en un 18,3% su deuda neta (en un 57% la corporativa), que cerró 2009 en 11.861 millones. De ellos, 5.010 millones corresponden al crédito bancario que financia su inversión en Repsol.

En la actualidad, Sacyr "última" refinanciar 380 millones de euros del total de 799 millones que integran su deuda corporativa que vencen en 2010, explicó el director financiero del grupo, Fernando Lacadena, durante la presentación a analistas.

PANAMÁ IMPULSA NEGOCIO EXTERIOR.

En cuanto a los datos operativos, Sacyr elevó un 8,9% su cifra de negocio durante el pasado año, hasta los 5.857,6 millones de euros, en tanto que el beneficio bruto de explotación (Ebitda) cayó un 26,1% y se situó en 450,14 millones de euros.

Sacyr destacó la "buena marcha" de los negocios de servicios y concesiones, que compensaron la disminución del negocio constructor. El grupo logró del mercado internacional el 21,1% de su facturación.

En este sentido, el presidente de la compañía, Luis del Rivero, destacó que consiguió en el exterior las primeras obras que el grupo sumó a su cartera el pasado año, entre las que destaca el Canal de Panamá.

Este contrato histórico permitió a Sacyr disparar un 52,1% su cartera de obras y contratos pendientes de ejecutar, que cerró 2009 en 54.709 millones, y elevar hasta el 55% el peso en la misma del mercado internacional.

Por áreas de servicio, la de construcción constituyó la primera fuente de ingresos, con 3.232,21 millones, pese a suponer un descenso del 7,6% en comparación a un año antes. La de promoción residencial generó 2.024 millones, gracias a las ventas de activos, mientras que Testa mantuvo estables en 270 millones los ingresos por alquiler de edificios.

La nueva rama de concesiones creada tras vender Itínere es la que más elevó su facturación, un 30,4%, hasta los 92,73 millones, mientras que Valoriza, división de servicios, creció un 7%, hasta los 926,19 millones