Sacyr comienza el proceso para refinanciar los fondos para comprar títulos de Repsol.


Sacyr envió a Santander, como agente del crédito que soporta la participación del 20% en Repsol, una carta con su propuesta de refinanciación. La constructora pide una ampliación de tres años en el plazo de amortización de los 4.900 millones que debe a un sindicato de más de 40 bancos. Las garantías son las propias acciones de la petrolera y tres filiales de Sacyr: Testa, Valoriza y Vallehermoso, con las que dice conseguir un ratio de cobertura del 150% sobre el saldo vivo.

Se rebajaría la vigencia del crédito de los cinco años que Sacyr firmó en 2006 a un nuevo periodo de tres años.

Sacyr propone pagar el crédito con una comisión de apertura del 2% (96 millones sobre un total de 4.908 millones). A partir de ahí respondería a un interés de euríbor más el 3,5%. Hasta ahora, la empresa pagaba aproximadamente euríbor más un 1,2%, a lo que hay que sumar un derivado por el 3%. Sacyr ha venido afrontando la factura del crédito con los dividendos que paga Repsol.