El gestor francés de las redes eléctricas de alta tensión RTE tuvo el pasado año 295 millones de euros de beneficio, una caída del 36,7 por ciento respecto a 2007. La caída se debió al aumento de los gastos de explotación de RTE y a una sentencia que condenó a Red de Transporte de Electricidad a abonar 128 millones de euros a la compañía ferroviaria SNCF, explicó en un comunicado la compañía, que precisó que ha recurrido el dictamen judicial. El resultado bruto operativo (EBITDA) cayó un 15% hasta 1.349 millones de euros, mientras la facturación progresó el 2,3% hasta 4.221 millones.