Repsol y Royal Dutch Shell han abandonado uno de los mayores proyectos de gas en Irán por la incertidumbre geopolítica y el incremento de costes, según publica el diario británico Financial Times. Las compañías abandonará la inversión de 10.000 millones de dólares para el desarrollo de la fase 13 del mayor campo de gas del mundo.