Las amplias caídas desarrolladas desde máximos anuales han derivado en la directriz alcista de largo plazo que unía los mínimos significativos de 2.009 y 2.010.

Pérdida de referencias técnicas significativas que han venido acompañadas por un giro a la baja de las medias móviles de largo plazo que apuntan a que hemos asistido a un cambio de tendencia. Sin embargo, la verticalidad de las cesiones ha provocado que los osciladores técnicos alcancen unos niveles de sobreventa extremos que favorecen un rebote que puede ser de cierta amplitud. A la altura del retroceso del 38,2% de Fibonacci pasa la primera resistencia que se encuentra en 19,59 y un poco más arriba, en el 50% de Fibonacci se sitúa el 20,84.

Repsol en gráfico diario