La petrolera obtuvo un beneficio neto de 1.344 millones de euros en el primer semestre, cifra un 0,4% superior a la del mismo periodo de 2010, cuando la compañía ganó 1.338 millones de euros.

El resultado de explotación del grupo alcanzó los 2.722 millones de euros en los seis primeros meses del año, lo que supone un 9,2% menos que en igual periodo de 2010.

La compañía explicó que la mejora del beneficio durante el semestre responde a la gestión ordinaria del negocio, que le ha permitido ganar velocidad de crucero y compensar la suspensión de actividades en Libia y los menores márgenes en la actividad de refino.

El grupo también sorteó durante el segundo trimestre los efectos tanto de las huelgas en Argentina, que afectaron a YPF, como de la moratoria en el Golfo de México, así como un descenso de la producción en Trinidad y Tobago asociado con tareas de manteniemiento.