Día de pasión para el sector automovilístico europeo. Renault estudia fusionarse con su participada japonesa Nissan para crear un nuevo gigante del sector, según ha adelantado la agencia de noticias Bloomberg. Las acciones de la compañía del rombo sube un 4,6% en el Cac 40 de París hasta los 97,4 euros.

Lo mismo pasa con algunas compañías de su competencia como Peugeot-PSA que se revaloriza un 2,7% hasta los 19,4 euros en el selectivo francés, mientras que en el Euro Stoxx 50 las alzas las protagonizan Volkswagen con una escalada del 2,8% hasta los 159,26 euros, seguido de BMW (2,6%) hasta los 87,76 euros y Daimler (2,1%) hasta los 67,67 euros.

Lo cierto es que Renault ya tiene el 43% de las acciones de Nissan, mientras que la automovilística asiática cuenta con el 15% de la compañía francesa. El conglomerado Renault-Nissan Alliance además controla la firma Mitsubishi y está presidida por el brasileño Carlos Ghosn, que está llamado a ‘pilotar’ la operación según la información que publica Bloomberg.

Según la agencia el acuerdo se haría a través de un canje de acciones. La sede fiscal de la futura compañía se antoja como uno de los escollos de la fusión. Ghosn y los negociadores de ambas firmas tendrán que convencer al Gobierno francés y al japonés, ya que deberán dar su consentimiento a la operación.

Con el objetivo de que los Ejecutivos francés y nipón den su visto bueno, la agencia apunta que según fuentes de la negociación una posibilidad sería trasladar del nuevo gigante del automóvil a Holanda o Reino Unido. 

El Estado francés tiene el 15% de los títulos de Renault, que el presidente Emmanuel Macron estaría dispuesto a vender, aunque la opinión pública francesa criticó que la fabricante de ferrocarriles Alstom cediese el 50% de su capital a Siemens o Alcatel-Lucent la comprase Nokia en 2015.

Competir con Volkswagen y Toyota

La fusión de Renault y Nissan busca competir con Volkswagen y Toyota de tu a tu en el nuevo sector que llega marcado por los coches eléctricos y autónomos. Si bien la alianza de Renault y Nissan ha generado sinergias, la estructura de propiedad fragmentada ha impedido que las empresas obtengan todos los beneficios esperados.