Las ventas minoristas en Reino Unido bajaron un 2,3% en abril respecto a marzo, cuando subieron un 2%, dato este último corregido hoy dos décimas al alza. Es el mayor desplome desde enero de 2010.
En comparación con el mismo mes del año pasado, las ventas al por menor cayeron un 1,1%, después de un alza del 3,1% en marzo.

Los datos son mucho peores de lo previsto. Los analistas consultados por Bloomberg esperaban de media una caída mensual del 0,8% y un alza interanual del 1%.