La farmacéutcia española incrementó casi un 15% sus beneficios en 2017, hasta 8,8 millones de euros gracias a los impactos fiscales favorables por las mayores deducciones en I+D y la reversión parcial del efecto negativo que el año anterior tuvo el deterioro de créditos fiscales.

 

Durante 2017 las ventas de Reig Jofre aumentaron un 4,3%, hasta rozar el nivel de 168 millones de euros. Esta mejora se ha producido gracias a la buena evolución de la unidad de inyectables, dermatología y respiratorio/ORL. Una tendencia que se ha complementado con la corrección en el último trimestre del descenso en ventas de las líneas de complementos nutricionales en Francia y de antibióticos.

Reig Jofre

El área de especialización tecnológica en antibióticos e inyectables aportó el año pasado el 49,7% de los ingresos  y creció un 6,2%. Esto se debe a la evolución positiva del área de inyectables  y el restablecimiento en el último trimestre del año del suministro de materia prima en la línea de antibióticos, que había mermado sus resultados a lo largo del último ejercicio

En este entorno, la empresa manifiesta que se ha producido un incremento en su posición de tesorería. De esta forma, Reig Jofre ha podido reducir su deuda financiera en 11 millones de euros. Tras este movimiento,  esta partida ha quedado en 18,3 millones de euros. Esto implia un ratio de deuda/EBITDA de 1,2 veces. En 2016 el nivel era de 1,8 veces.

El incremento de los beneficios y la reducción de la deuda permiten a la compañía continuar con su política de retribución a los accionistas. En el comunicado a la CNMV ha adelantado que el Consejo de Administración quiere someter a votación en la Junta de Accionistas un reparto de dividendo en forma de scrip dividend, similar al realizado en el ejercicio anterior.