La compañía cierra el trimestre con una cifra de negocios de 46,54 millones de euros, un 6,4% más, gracias al crecimiento de la línea de antibióticos y complementos nutricionales. El Ebitda se situó en 4,7 millones de euros, un 10,7% más respecto al mismo período de un año antes.

Reig Jofre registró un incremento del 6,4% de la cifra de negocios y del 8,3% del margen bruto, lo que permitió una evolución positiva del 10,7% en el EBITDA, que se situó en 4,7 millones de euros frente a los 4,3 millones de euros del mismo periodo del ejercicio anterior, a pesar del aumento de los gastos de explotación por el mayor gasto de marketing asociado a las campañas de lanzamiento de Forté Pharma y el mayor gasto asociado al aumento del nivel de producción.

El resultado de explotación alcanza los 2,8 millones de euros con un crecimiento del 5,6% respecto al primer trimestre del año anterior, debido al aumento de las amortizaciones del orden del 19%, efecto previsto por el impacto del nivel de las nuevas inversiones realizadas durante 2017.

El resultado neto de la compañía alcanza los 2,2 millones de euros, un 8% superior respecto al primer trimestre de 2017, tras la mejora del 18% del resultado financiero, consecuencia de la importante reducción de la carga financiera por el menor nivel de endeudamiento, la mejora de las condiciones y una estimación del tipo impositivo efectivo del 15%, si bien se espera que el tipo final resultante pueda ser inferior a cierre del ejercicio.

A cierre del primer trimestre, la deuda neta se situó en 21 millones de euros, lo que representa un ratio deuda neta/EBITDA de 1,3 veces.

Si observamos la comparación de balances al final de primer trimestre de los ejercicios 2017 y 2018, destaca el incremento del inmovilizado material por las inversiones realizadas en los últimos 12 meses, que hacen aumentar en más de 10 millones de euros el inmovilizado material, ya descontado el efecto de la amortización.

Se observa también una notable mejora del activo corriente, asociada en especial a la reducción de la partida de existencias por una mejor gestión de los aprovisionamientos y a la bajada de otros activos financieros corrientes que se refleja también en un aumento de los activos líquidos.

Dividendo

La Junta de Accionistas de Reig Jofre celebrada el 3 de mayo de 2018, aprobó, dentro del plan “Dividendo Flexible Reig Jofre”, un aumento del capital social con cargo a reservas por un importe determinable según los términos del acuerdo, mediante la emisión de nuevas acciones ordinarias de cincuenta céntimos de valor nominal y con previsión de asignación incompleta, con ofrecimiento a los accionistas de la compra de sus derechos de asignación gratuita por un precio garantizado. La suma del valor de mercado de referencia de las Acciones Nuevas, en los términos establecidos en el acuerdo, tendrá un límite máximo de 3 millones de euros.

Tras la aprobación de dicho dividendo por parte de la Junta de Accionistas, el Consejo de Administración deberá aprobar su ejecución y los datos operativos al respecto, momento en el que se remitirá un nuevo Hecho Relevante con los detalles relativos a importe, plazos y procedimiento.

Aunque la Junta otorga un plazo de un año para la ejecución de este acuerdo, el Consejo prevé que se ejecute antes de finales de junio de 2018.

Evolución de los planes

Las inversiones en la planta de antibióticos de Toledo para el periodo 2016-2018 alcanzaron los 7,5 millones de euros y un aumento del 33% de la capacidad productiva en penicilinas estériles, a la vez que se espera una productividad adicional del 20%, tras la inauguración en el segundo semestre de 2018, de una nueva línea de antibióticos dotada con tecnologías de vanguardia, preparada para acceder a productos y mercados de rentabilidad sustancialmente mayor.

Las inversiones en la planta de inyectables estériles de Barcelona para el periodo 2018-2020, alcanzarán los 30 millones de euros. La construcción de la nueva zona state-of-the-art de fabricación de viales liofilizados y viales líquidos, permitirá el aumento de las capacidades de producción aséptica a más de 50 millones de viales a pleno rendimiento (vs. 15M en 2016); asegurar el cumplimiento de los nuevos requerimientos de los reguladores internacionales más exigentes de Europa, Estados Unidos y Asia; abordar laproducción de productos biológicos e innovadores gracias a las tecnologías de última generación; la mejora de las eficiencias productivas por el aumento de la productividad global de la planta a base de automatización y tamaños de lotes mayores; y el acceso a mercados más exigentes y de grandes volúmenes (EEUU e Indonesia)