Olli Rehn, vicepresidente de la Comisión y responsable de Asuntos Económicos de Europa, afirma ver signos de estabilización en países como España, Irlanda o Italia.

Según Rehn, el reflejo de la mejora lo encuentra en la caída de sus costes de financiación, pero ha hecho un llamamiento a proseguir con las reformas para consolidar la recuperación.

"Nuestros últimos indicadores de sentimiento económico de esta semana están mostrando signos de estabilización, y la confianza en los mercados financieros está creciendo considerablemente", ha destacado Rehn en un discurso.

El retorno de la confianza se debe, según el responsable de Asuntos Económicos, a la "actuación determinada" a nivel europeo y de los Estados miembros y al programa de compra de deuda anunciado por el Banco Central Europeo (BCE).

No obstante, Rehn ha alertado de que la reducción de las tensiones en los mercados de deuda "todavía no ha conducido a una relajación suficiente de las condiciones crediticias en los países vulnerables, donde muchas pymes se enfrentan a grandes dificultades para obtener financiación". "Además, el sentimiento puede cambiar fácilmente", ha señalado.