Red Eléctrica calcula que el valor de los activos de transporte pendientes de adquisición por el gestor de la red oscila entre los 1.000 y los 1.500 millones de euros, indicaron  fuentes de la compañía. Estos activos, equivalentes al 18% de las líneas de transporte que el gestor no controla, corresponden a tendidos de Endesa en las islas, de HC Energía en el Norte y, en menor medida, a parte de la red de 220 kilovoltios (kV) de Unión Fenosa.
La compañía no descarta emitir deuda para financiar estas compras. El grueso de la negociación corresponderá a los activos de Endesa, y recientemente el presidente de Red Eléctrica, Luis Atienza, aseguró que el propietario de la eléctrica, Enel, mantiene una posición abierta acerca de la transacción.

El presidente del gestor de la red eléctrica afirmó hoy, en una cumbre energética organizada por Reuters, que todavía se desconoce el perímetro exacto de los activos que se comprarán y que aún no han comenzado las negociaciones.

Esta operación, sostiene Red Eléctrica, no afectará a su plan estratégico hasta 2013, en el que se contemplan inversiones por 4.000 millones. La compañía tiene de plazo hasta julio de 2010 para completar el traspaso.

Atienza ha expresado en varias ocasiones el interés de su compañía por que exista un modelo que establezca con nitidez qué activos son de transporte o distribución, y cuáles deben quedar en manos de las eléctricas o pasar al gestor de la red.