El Royal Bank of Scotland (RBS), propiedad del Estado británico en más de 70%, anunció el martes que suprimirá hasta 9.000 puestos de trabajo en los próximos dos años, de los cuales 4.500 en el Reino Unido, informa AFP.